Justicia y reconocimiento para Luz Long

Hoy he cursado al Comité Olímpico Internacional la siguiente petición:

 

Estimados señores:

En una de mis novelas, Pingüinos en París, aparece como personaje el atleta alemán Luz Long, concretamente se describe su muerte en le frente de Sicilia en julio de 1943, para denunciar la injusticia de las guerras.

La novela tiene un página:   https://pinguinosenparis.com/, en la que aparecen noticias relacionadas con la novela y sus personajes. En una de las entradas escribí sobre Luz Long relatando su espíritu olímpico y su comportamiento durante la Olimpiada de 1936: https://pinguinosenparis.com/2017/04/27/luz-long-en-pinguinos-en-paris/. Añadí que el atleta, según consta en sus archivos y en distintas páginas de Internet, había sido galardonado, a título póstumo, con la primera medalla Pierre de Coubertin en el año 1964.

Mi sorpresa fue cuando recibí notificación por parte de la nuera y el hijo de Luz Long, autores del libro: Luz Long- eine Sportlerkarriere in Drietten Reich, comunicándome que nunca habían recibido ni la medalla, ni ninguna comunicación ni invitación a tal acto:    https://pinguinosenparis.com/2018/02/05/sobre-luz-long/, pese a las reclamaciones hechas por la familia al Sr. Bach Presidente entonces del Deutscher Sport Bund, y hoy presidente del COI, nunca han recibido respuesta.

Solicito sea revisada en el historial olímpico y en el de la medalla Pierre Coubertin, la concesión de esta distinción a Luz Long y coincidiendo en julio con el aniversario de su muerte  se comunique oficialmente a su familia y a los medios de comunicación olímpicos y sociales en reconocimiento al espíritu olímpico del atleta alemán. Les ruego, en virtud de los valores del olimpismo y de la justicia, una respuesta positiva a mi escrito. Atentamente:

Jordi Martínez Brotons

(Jordi Siracusa)

“Lo mejor que tienen los sueños es que se pueden hacer realidad”

Barón Pierre de Coubertain (1863 – 1937). Padre de los Juegos Olímpicos modernos.

… lo malo de la burocracia es que no sabe soñar.

Jordi Siracusa.

Sommerolympiade, Siegerehrung Weitsprung

Olympische Spiele 1936 in Berlin, Siegerehrung im Weitsprung: Mitte Owens (USA) 1., links: Tajima (Japan) 3., rechts Long (Deutschland) 2., Zentralbild/Hoffmann

tumba de long

Tumba de Luz Long.

Los personajes de la novela Pingüinos en París

27545284_1360604390710994_7706345650526044108_n

Agradezco a todos los lectores que han elogiado muy mayoritariamente a Pingüinos en París. Los motivos han sido muy diversos: por la calidad, entretenimiento, estructura, dinámica, realidad histórica, ficción bien argumentada… pero me llena de orgullo los comentarios sobre la credibilidad y tratamiento de sus personajes, ya sean protagonistas o no.

Precisamente eso es lo que pretendía al escribir la novela: relatar sentimientos y vivencias de distintas mujeres y hombres que, a lo largo de la obra, aparecen entre sus páginas.

Por eso hoy os recomiendo la visualización de todos estos personajes que están a vuestra disposición en esta página y en el siguiente enlace: Personajes de la novela

La actriz Luise Rainer; la  famosa Madame Sitri; el fotógrafo Robert Capa y la fotógrafa Gerda Taro; el poeta Giorgio Caproni; el rey Alfonso XIII; el polaco Herschel Grynszpan “responsable” de La Noche de los cristales rotos; la  fundadora de la Maternidad de Elna, Elisabeth Eindenbenz; Joan Pujol el mejor espía del siglo XX; el locutor Ignacio Bowen y su esposa Celia Tobal; el general  Georges Patton; el cantante David Devriès; el general Miguel Cabanelles Ferrer;  el fraile Martín Zubeldía Inda  (Gumersindo de Estella); los grandes poetas Antonio Machado y Miguel Hernández; los espías Miguel Piernavieja del Pozo y Ángel Alcázar de Velasco; el general Leclerc comandante en jefe de la 2DB; el general Charles De Gaulle, el escritor Ernest Hemingway; el atleta Luz Long; el mejor ametrallador del día D, Heinrich Severloht; el director de cine John Huston; la rapada de Chartreuse, Simone Touseau; el último gobernador alemán de París, Dietrich von Choltitz; los componentes de La Nueve, encabezados por su capitán Raymond Dronne y su segundo Amado Granell y su gran héroe Martín Bernal,  todos dejaron su huella en la Historia.

En la novela aparecen  junto a otros personajes, supuestamente ficticios, con de igual protagonismo y que también, tal vez con otros nombres, fueron parte de la historia, sobre todo la relatada en la novela. Así encontraréis datos sobre el oficial de la Nueve Hugo Martínez; el resistente Vicenzo Zanetti, el mejor ametrallador de La Nueve,  David Sitrì; los habitandes del pueblo de San Giovanni: Vittorio San Giovanni, Alfonso de San Giovanni, Don Mateo, Desiderata y Cornelio San Giovanni; la intrigante Claudia Angelini y su hijastro Pietro Angelini; y en especial la bella Fiorella Colonna y la protagonista principal: Nicoletta Cervi.

De todos ellos encontraréis referencias y fotografías en la página. Espero que lo disfrutéis.

 

25660178_1326597224111711_646778657234045213_n (1)

Sobre Luz Long

El atleta alemán Luz Long es conocido, además de por su trayectoria atlética, por su espíritu olímpico. En las olimpiadas de Belín de 1936, en las que obtuvo la medalla de plata en salto de longitud, aconsejó al norteamericano Jesse Owens, su principal rival, como debía saltar porque sus primeros saltos fueron fallidos, lo que a postre dio el triunfo al atleta de Alabama, gracias al consejo técnico de su oponente Luz Long.

Luz Long moriría durante la Segunda Guerra Mundial durante la invasión aliada a Sicilia. Como un homenaje a este gran hombre y gran atleta, fiel a los principios olímpicos, lo incluí como personaje de mi novela “Pingüinos en París”.

En el aniversario de su nacimiento hice un post en esta página relatando las virtudes de Luz.

Luz Long en Pingüinos en París

Un amable lectora alemana, que ha resultado ser la nuera de Luz Long, me envío un comentario, que pueden ver en el post, donde corregía mi aseveración de que en 1964 se le había concedido a Long,  a título póstumo, la medalla Pierre de Coubertin

Medalla Pierre de Coubertin

Mi extrañeza no tuvo límites puesto que en muchas páginas en distintos idiomas, tanto las referidas a la medalla como a las de las biografías de Luz Long, mencionan este punto. Puesto en contacto con Mrs Long, me ha asegurado que Luz nunca ha recibido esta medalla a pesar de lo que digan.

Sirva este post para reivindicar que Luz Ling era merecedor de tal distinción y rogar que en todas las páginas de Internet, principalmente las de Wilkipedia, se corrija el error y se anime a las autoridades deportivas a subsanar esta injusticia. Les incluyo la última respuesta de Mrs Long.

Dear Mr. Jordi Siracusa,
thank you very much for your answer to my email and your mentioning the Pierre de Coubertin Medal given in 1964 posthum
to Luz Long???? As you mention it, I believe, that this news you learned from your source:

https://en.wikipedia.org/wiki/Pierre_de_Coubertin_medalhttps://de.wikipedia.org/wiki/Luz_Long

I can assure you, that this news is a fake. I did make the research for our book about Luz Long for five years. I startet very
thoroughly and the first thing was to look in the story, that  the Pierre de Coubertin Medal was given to Luz in 1964. Why,
because my husband, the son of Luz, in 1964 was already 23 years old and he or his Mom Gisela didn’t get any letter, any parcel
and call from the IOC where they have been informed, that Luz was honored with the Pierre de Coubertin medal postume, neither
was there any Sport Gala to present this medal to the Long family. And no one of the Long family was ever in contact
to Mr. Average Brundage at that time President IOC, who was the man, who appoints the athletes for this award.

I got in contact with Mr. Bach/President Deutscher Olympischer Sport Bund and nowadays IOC President, with the archiv IOC,
with German Archives and Organisations, with Mr. Müller who worked in that department. No letter, no call, no proof at all
to give any hint, that Luz Long did ever get the Pierre de Coubertin medal.

On our German website: https://de.wikipedia.org/wiki/Luz_Long
you won’t find any hint for given the Pierre de Couberin medal to Luz. They did efface it on our request, but they told me, they can’t do it on all foreign wikipedia websites. So, for me it is not possible to correct every website, in which some of Luz life is mention in the wrong way. Misinterpretations for instance to earn money with this story or to make their websites more interesting  or to write off from convenience. There are really many motives. We don’t agree, but can’t help it.

Therefore my email was on purpose, to ask you, to mention our book as further scource to wikepedia and others.
Whatever you will read in our book is correct and can be proofed through documents, witnesses, diaries, Original Newspaper from 1936 and from sources out of the family.

And you have to think about our i.e. Luz problem, he will never get the Pierre the Coubertin medal because everyone believes, that he already got this precious award in 1964 posthum!  It’s a pity!

Kind regards

Me permito hacer una traducción del escrito.

 

Estimado Sr. Jordi Siracusa,

Muchas gracias por su respuesta a mi correo electrónico y su mención de la Medalla Pierre de Coubertin otorgada en 1964 póstumamente a Luz Long ??? Como usted lo menciona, creo que esta noticia la tomó de la fuente:

https://en.wikipedia.org/wiki/Pierre_de_Coubertin_medalhttps://de.wikipedia.org/wiki/Luz_Long

Puedo asegurarte que esta noticia es falsa. Hice la investigación para nuestro libro sobre Luz Long durante cinco años. La hice muy a fondo y lo primero fue mirar en la historia de esa Medalla Pierre de Coubertin que se le dio a Luz en 1964. ¿Por qué? porque mi esposo, el hijo de Luz, en 1964 ya tenía 23 años y él o su madre Gisela no recibieron ninguna carta, ningún paquete ni una llamada del COI donde se les informara de que Luz Long fue honrado con la medalla Pierre de Coubertin, ni hubo ninguna Gala Deportiva para presentar esta medalla a la familia Long. Ni nadie de la familia Long tuvo noticias del  Sr. Average Brundage, en ese momento  Presidente  del IOC, y que era el responsable de designar a los atletas para este premio.

Me puse en contacto con el Sr. Bach, Presidente Deutscher Olympischer Sport Bund y hoy Presidente del COI, con el archivo IOC, con Archivos y Organizaciones Alemanas, con el Sr. Müller que trabajó en ese departamento; sin  recibir ninguna carta, llamada o prueba que diera alguna pista, que demostrara que Luz Long recibió en algún momento la medalla Pierre de Coubertin.

En nuestro sitio web alemán: https://de.wikipedia.org/wiki/Luz_Long  no encontrarás ninguna pista sobre la medalla Pierre de Coubertin a Luz. Lo borraron a petición nuestra, pero lamentablemente no pueden hacerlo en todos los sitios web de wikipedia en el extranjero. Por lo tanto, para mí no es posible corregir todos los sitios web, en los que parte de la vida de Luz se trasmite de la manera incorrecta. Existen interpretaciones erróneas de todo tipo, por ejemplo, para ganar dinero con la historia o para hacer que sus sitios web sean más interesantes y para cancelarlo cuando les convenga. Realmente hay muchos motivos. No estamos de acuerdo, pero no podemos evitarlo.

Por lo tanto, mi correo electrónico fue a propósito, para preguntarle y para mencionar nuestro libro como fuente de información adicional para wilkipedia y otros.

Todo lo que leerá en nuestro libro es correcto y puede ser revisado a través de documentos, testigos, diarios, periódico original desde 1936 y desde fuentes al margen  de las familiares.

Y dese cuenta de nuestra sensibilidad sobre este tema, porque Luz  nunca obtendrá la medalla “Pierre de Coubertin” porque todos creen que: ¡Ya  obtuvo este precioso premio en 1964 ! ¡Es una lástima!

Saludos cordiales.

El libro a que se refiere Mrs. Long: Publicado en Abril 2015.  ISBN 978-3-942468-26-8

 

Agradezco a Ragna Long sus comentarios.

 

phpunNOQb20130425153445.jpg_ArticleWide

 

La hazaña

Página de Luz Long:

https://www.facebook.com/LuzLudwigLong/

 


Operación Husky. La invasión de Sicilia en Pingüinos en París.

 

Mañana se cumplirá el 74 aniversario, fue la noche del 9 al 10 de julio de 1943, en plena II Guerra Mundial; empezaba la campaña de Italia. La llamada Operación Husky era la invasión de Sicilia. En “Pingüinos en París” podréis vivir estos momentos a través de sus personajes. Robert Capa, los generales  Patton  y Ridgway; Vincenzo y Alfonso; Vittorio y todos los San Giovanni o el desgraciado comportamiento del capitán John Compton  serán protagonistas de aquella invasión.  En particular el atleta alemán  Luz Long, que perderá su vida en la defensa del aeropuerto de Ponto Olivo.

La invasión comenzó con el lanzamiento de paracaidistas al sur y suroeste de la isla y el desembarco de tropas norteamericanas e inglesas. En las playas de Licata y Gela por el Séptimo Ejército estadounidense al mando del general George Patton y el Octavo Ejército británico en las de Siracusa, al mando del general Bernard Montgomery. El final de la operación terminaría el 12 de agosto con el triunfo aliado y la total conquista de la isla. Sin embargo, los italianos y los alemanes pudieron reembarcar hacia la península más de 100.000 hombres y 100.000 vehículos, por lo que la victoria aliada no fue tan exitosa como esperaba el alto mando y Patton, general en jefe de la expedición, no fue asignado para el asalto continental que recayó en el general Mark Wayne Clark.

600px-Montgomery_and_Patton_Discuss_Operations_in_Sicily

Los generales Patton y Montgomery preparando el asalto.

 

Fragmento de Pingüinos en París:

Robert Capa miró asombrado por la ventanilla, acababa de sa­lir de la oficina de Relaciones Públicas del general Eisenhower en Argel y se dirigía a un aeropuerto situado en un desierto tunecino. Hubiese jurado que aquel grupo de soldados norteamericanos con el que se había cruzado hablaban español. “No puede ser”, pensó. Cuando el jeep sobrepasaba los transportes que conducían a las tro­pas que le habían sorprendido, le pareció ver que algunos de ellos desplegaban una bandera de la República Española. Quiso saltar del vehículo, pero necesitaba llegar a un lugar llamado Kairuán lo antes posible. Por un cúmulo de casualidades, tenía la oportunidad de lanzarse en paracaídas con las primeras unidades que aquella misma madrugada saltarían sobre Sicilia dando comienzo a la inva­sión del sur de Europa.

El jeep se detuvo frente a la tienda del general Ridgway, jefe de la 82ª División Aerotransportada. El general era el típico militar de escuela graduado en West Point, educado y agradable como buen virginiano, y enérgico y decidido como buen luchador. Recibió a Robert con cordialidad y con extremada franqueza.

– Verás, hijo, mi división procede de la infantería, todos mis hombres han tenido que lograr sus alas de salto en pocos meses. Somos la infantería alada – dijo entre risas.

– Mi intención es lanzarme con ellos y hacer un reportaje sobre la invasión.

– ¿Te has lanzado alguna vez en paracaídas?

– Nunca, señor.

– Vaya. Tal vez no sea lo más… ortodoxo exponerle al salto. Volaremos sobre Sicilia seis horas antes de que el general Patton y sus tanques desembarquen. Tomaremos posiciones en la retaguar­dia enemiga, usted irá en el avión de cabeza. Hará todas las fotos que pueda de mis hombres preparándose para saltar y durante el lanzamiento sobre la isla. Luego regresa en el mismo vuelo con el avión y puede enviar sus fotos del primer estadounidense sobre Sicilia, un soldado de mi división…

PECHERIE túnez - DESEMBARCO EN SICILIA-

 Tropas aliadas en Túnez preparando la operación  Husky

Fragmento de Pingüinos en París:

Los aviones dormitaban brillantes y silenciosos en las pistas del improvisado aeródromo de Kairuán. Capa y los soldados descen­dieron del camión y se dirigieron al aparato principal que encabe­zaba la hilera. Parecían fantasmas envueltos por las sombras de la noche y emparedados entre los dos paracaídas, cubiertos hasta las cejas por sus cascos de acero y portando sus armas en bandolera. Robert también vestía de esa guisa únicamente que de su cuello colgaban las dos cámaras que iba a utilizar. Los dieciocho hombres entraron en el transporte y se sentaron unos frente a otros en las banquetas. Capa se situó en la parte delantera dejando franca la puerta para el momento del lanzamiento. Rugieron los motores y las hélices giraron a la velocidad y en el sentido del destino incier­to. El aparato hizo un giro de 90º y se situó en cabeza de pista. El despegue fue perfecto y las luces interiores se amortiguaron deján­dolos en semioscuridad. Se miraban unos a otros sin decir nada. Capa preparaba su Leica.

35-capa_katona_fotoriporter

Robert Capa

Fragmento de Pingüinos en París:

No hizo falta anunciarles que sobrevolaban sobre Sicilia. Las explosiones de las baterías italianas y alemanas producían deste­llos de verbena que iluminaban el interior del avión y recortaban el semblante de los soldados pintándoles contraluces en el rostro. Una explosión sacudió al aparato en forma de malavenida. El piloto giró los mandos al divisar la costa siciliana. Pese a las explosiones y a las sacudidas nadie comentaba nada. En el interior de la nave todo era silencio, tan solo roto por los flashes de la Leica de Capa. Algunos comenzaron a vomitar, un olor a agrio se extendió por el avión. Por delante de la flota de transporte, los bombardeos trata­ban de hacer añicos las defensas enemigas. No obstante, restaban piezas antiaéreas en número suficiente para hacerles pasar un mal momento, las balas trazadoras dibujaban resplandores de colores y como en un vals, los pilotos sorteaban los disparos rizando el vuelo hacia espacios menos violentos.

Se encendió la luz de salto. Primero la roja. Los hombres en­gancharon el seguro de las bandas metálicas del paracaídas para provocar la apertura automática. El oficial anunció lo que era ob­vio: “Preparados para saltar”. La luz verde iluminó la puerta de salto. Dieciocho almas volaron hacia la oscuridad. Capa captaba la instantánea de aquellos saltos. Las dieciocho bandas quedaron flo­tando hacia el exterior como serpentinas de una cabalgata. El avión, ya con solo un pasajero, hizo un giro de 180 grados para iniciar el regreso a tierras africanas. La llamada operación Husky estaba en marcha. En diversas zonas de la isla el cielo se llenó de hongos de seda cayendo mansamente sobre las llanuras y peligrosamente sobre los bosques. El viento y la oscuridad reinante no fueron los mejores aliados de los asaltantes, docenas de planeadores se estre­llaron, cayeron en manos del enemigo o se hundieron en el mar. A la 82ª Aerotransportada tampoco le fue fácil, la dispersión de los paracaidistas fue fatal para la reorganización de la división y cien­tos de ellos cayeron en manos de las patrullas italianas.

 

bersagleri

 Defensas italianas

Fragmento de Pingüinos en París:

A las 2.45 horas de la madrugada las primeras oleadas aliadas pisaban el sábulo siciliano. Los infantes saltaron de las embarca­ciones y fueron recibidos por fuego de ametralladora y morteros. Algunas lanchas habían quedado encalladas entre las rocas y los hombres trataban de ganar a nado la playa. El amanecer coincidió con la llegada de los stuka alemanes y los gavilanes italianos, los Savoia-Marchetti S.M.79, que bombardearon a las flotas de desem­barco. Destructores, dragaminas y transportes aliados recibieron la visita de los pájaros del Eje. Desde Licata en el sur, hasta Augusta en el este, todo era confusión y combate. La 82ª División aero­transportada ya se batía el cobre frente a la 4ª División de Montaña italiana, la “Livorno”.

gela

Desembarco  en Gela

Fragmento de Pingüinos en París:

La radio de San Giovanni no paraba de trasmitir. Comunicaron a los aliados que una compañía alemana, apoyada por dos Panzer, avanzaba desde Ragusa camino del aeropuerto de Ponte Olivo en Biscari para pillar a la 82ª por retaguardia. Se les ordenó salir a su encuentro y detenerles el máximo de tiempo posible hasta que pu­diesen enviar un par de escuadrillas de ataque. Vincenzo habló con los carabinieri y les entregó de nuevo el control del pueblo.

– Los aliados ya están aquí, no hagáis ninguna tontería, necesi­tamos a todos los hombres. Mantened a mi hermano a Luigi a buen recaudo y a los otros arrestados. Volveremos en cuanto podamos – le dijo Alfonso al cabo.

– Vete tranquilo Alfonso, cuidaremos de todos. También de tus padres.

Alfonso asintió con la cabeza y sonrió. Sabía que sus padres no necesitaban protección, se bastaban por sí mismos. Decidieron es­perar a los alemanes en las afueras de Comiso. Se apostaron entre las ruinas de una granja destruida por la aviación americana. Al cabo de un par de horas, media docena de hombres armados y con indumentaria civil se acercaron. Los partisanos prepararon sus ar­mas. Desde una prudente distancia uno de los que se aproximaban gritó precavido. ¡Alfonso, soy Mario de Ragusa! El pequeño San Giovanni reconoció al hombre que le llamaba, era un vecino de la capital con fama de ser un barón de la mafia. Aquello bastaba para saber que en absoluto tenían nada que ver con los fascistas y así se lo dijo a Vincenzo y al resto de la partida…

husky1

Desembarco de material en las playas de Sicilia. 

operacion-husky

 Fragmento de Pingüinos en París:

Robert Capa había pasado toda la noche colgando de aquel árbol en un bosque de no sabía dónde. Le dolían los hombros de soportar su propio peso sujeto a las correas del paracaídas. Se decía a sí mis­mo que no estaba asustado y que alguno de sus compañeros de salto vendría a por él; se escuchaban cañonazos y disparos lejanos y eso le tranquilizaba porque era una clara señal de que no combatían en las inmediaciones. A pesar de todo, no se atrevía a pedir ayuda por si era escuchado por el enemigo o mal interpretado por los amigos ya que su inglés no era demasiado bueno y su acento demasiado oriental. Permanecía en silencio pensando en las circunstancias que le habían llevado a imitar a aquellos muchachos que fotografiara el día anterior. El general Ridgway le advirtió sobre las dificultades de convertir un soldado de infantería en paracaidista en poco tiempo y también de que los problemas se multiplican al tratar de transfor­mar un periodista en un fotógrafo volador de la noche a la mañana. Cavilando en estas cosas vio llegar el amanecer. Alguien le llamó a través del follaje.

– ¡Eh fotógrafo!, ¿no puedes bajar? – dijo una voz en inglés con acento norteamericano.

– No es eso, me estoy columpiando – respondió Capa, aliviado.

El soldado apareció sonriente entre las ramas superiores, por donde estaban enganchados los correajes y empezó a cortarlos con su cuchillo.

– Sujétese a la rama de abajo, voy a cortar el otro tirante.

Capa pensó que era un consejo obvio y práctico a la vez, por lo que lo siguió sin vacilar. Sintió un gran alivio al pisar tierra firme. Sus rescatadores eran tres de los paracaidistas que habían saltado con él.

– ¿Y el resto? – preguntó, mientras recomponía su atuendo.

– Dispersos. Tenemos que alcanzar el punto de encuentro o en­contrar alguna compañía amiga.

Llegaron a una granja donde fueron recibidos como liberadores. Sacaron un mapa de la región y el dedo arrugado del abuelo sicilia­no marcó un punto en el plano.

– ¡Sperlinga! – dijo, satisfecho de poder ayudarles.

– No estamos lejos de la vanguardia de la división – dijo el res­catador de Capa.

Los habitantes de la granja ofrecieron algo de comida y vino para los libertadores. Trataban de hacerles ver la simpatía que sentían por los norteamericanos. Muchos de sus paisanos habían emigrado en América y luchado entre las tropas aliadas, según les contaban. Los paracaidistas guardaron las viandas en sus macutos. Robert Capa observó los dedos moteados y arrugados del anciano señalando sobre el mapa el camino a seguir y el encuadre fotográ­fico de su cara arrugada, llena de pliegues y viejas sonrisas. Su Leica inmortalizó aquel rostro y aquella vestimenta campesina de pantalón holgado y cordel al cinto. El pequeño grupo reanudó su marcha camino de una colina rocosa que guardaba la carretera que conducía a Gangi.

2dshk4j

Foto Capa

 british-catania1

 Soldados británicos en Catania.

palermo

Los norteamericanos entrando en Palermo.

 

El 180 Regimiento de la 45 ª División de Infantería norteamericana recibió la orden de tomar el aeropuerto de San Pedro. En el camino, una tonelada de proyectiles cayó sobre ellos. La sorpresa fue total porque el ataque provenía de su propia retaguardia. Los buques de la marina los machacaban lanzando su ciego fuego más allá de las defensas costeras. Los radiotelegrafistas pudieron enviar su mensaje aclaratorio pero dos docenas de infantes yacían despedazados por el fuego amigo. La indignación de la tropa fue inmensa.
El capitán John Compton les arengó con la rabia reflejada en el rostro. “No es culpa de la marina, los verdaderos culpables, los que de verdad han matado a nuestros compañeros están allí enfrente y mañana recibirán su merecido”, les dijo. Enterraron a sus muertos pensando únicamente en la venganza.
A la mañana siguiente, los soldados del 180 estaban deseosos de entrar en combate. Compton se dirigió de nuevo a su compañía.
“Recordad las palabras del general” – dijo refiriéndose a lo predicado por George Patton antes del comienzo de la invasión: “Cuando un fascista o un nazi se rindan apuntad entre la cuarta y quinta costilla y disparad.”
Avanzaron hacia una colina protegida por un búnker. Ya en sus cercanías tabletearon las ametralladoras de los defensores, sin demasiado éxito. Los asaltantes se pegaron al suelo y comunicaron la posición del recinto defensivo a su aviación. A los pocos minutos varios aparatos lanzaban sus bombas sobre el reducto y al atardecer sus defensores, entre ellos Luigi, abandonaban el búnker, eran cerca de cuarenta italianos y cuatro alemanes con los brazos en alto y enarbolando un pañuelo blanco. Compton y sus hombres les apresaron de inmediato. Les hicieron quitarse los zapatos y algunos soldados americanos les birlaron los pocos objetos de valor que llevaban. Compton ordenó que se alinearan. Mientras, un par de ametralladoras eran fijadas sobre la tierra con la frialdad de una práctica de tiro. Los prisioneros se miraban unos a otros incrédulos y atemorizados. Los disparos les pillaron casi de sorpresa. A la primera andanada Luigi y dos hombres huyeron colina abajo; el capitán sacó su pistola y disparó dos veces contra Luigi que cayó como un saco, los otros dos escaparon por el arroyo de Ficuzza. Los demás, caídos sobre la tierra en posturas de horror y de pasmo, permanecían inmóviles sobre el terreno con sus camisas negras empapadas de sangre. Compton remató a los que todavía vivían con la frialdad y eficacia de un asesino. Entre el túmulo de los ejecutados alguien parecía respirar todavía, era uno de los alemanes. Compton se acercó al agonizante de pelo rubio, rostro simétrico y cuadrado perceptible a pesar de la sangre que resbalaba sobre él; las balas del revólver del norteamericano se habían acabado, pidió a uno de sus hombres un fusil y le disparó al herido en la cabeza. La venganza había sido consumada. Compton se quedó un momento extasiado mirando el cadáver. Los canallas tienen tanto de imbéciles como de crueles.
Después de doce agotadoras jornadas desde el inicio de la invasión, los norteamericanos entraban en Palermo y Capa con ellos, fotografiando por doquier el entusiasmo de la población. Parecía una capital liberada del enemigo cuando en realidad su ejército había sido derrotado por aquellos sonrientes jóvenes que, a bordo de sus carros de combate y de sus jeeps, eran abrazados por los sicilianos que les daban la bienvenida.

 

 

 

 

 

 

Luz Long en Pingüinos en París

Hoy 27 de abril se cumple el aniversario del nacimiento del atleta alemán Luz Long.

Nació en 1913 en Leipzig y pronto se mostró como un gran atleta y un excepcional deportista. En plena dictadura nazi, Long destacó  como saltador de longitud y fue seleccionado para el equipo alemán de la Olimpiada de 1936 en Berlín. Su gran competidor era el atleta estadounidense Jesse Owens.

El saltador americano estuvo muy impreciso en los saltos de clasificación con dos nulos y entonces Luz le aconsejó cómo saltar y evitar la eliminación. Así lo hizo Owens, quien después batiría el récord olímpico y ganaría el oro. Long sólo pudo ganar la plata, pero  también la amistad del atleta norteamericano, con el que se mantuvo siempre en contacto.

Sommerolympiade, Siegerehrung Weitsprung

Foto: Bundesarchiv, Bild 183-G00630, de autor desconocido. Naoto Tajima, Jesse Owens y Luz Long en las Olimpiadas de Berín en las que Owens fue medalla de oro y Luz Long, plata.

 

Luz y Owens wn Berlín 1936. Foto El País.

 

Al estallido de la Segunda Guerra Mundial, Long es movilizado e incorporado a la división Hermann Göring de la Luftwaffe con el grado de obergefreiter y trasladado a Sicilia. La invasión aliada a Sicilia – Operación Husky – le pilló de guarnición en el aeródromo militar de Ponto Olivo.

Según un comentario de la propia nuera de Luz Long, enviado a esta página y que pueden leer más abajo, el hijo de Long escribió una biografía de su padre titulada: Eine Sportlerkarriere im Dritten Reich,   ISBN 978-3-942468-26-8 publicada en Abril de 2015 y donde cuenta que según un compañero de armas de Long, el soldado  Stadler, el atleta cayó en unos viñedos cerca de Biscari.

 

 

 

En Pingüinos en París se narra el asalto de las fuerzas de la resistencia italiana a las fuerzas terrestres de la Luftwaffe para facilitar la toma del aeropuerto por  los aliados. En este combate los resistentes baten a las tropas alemanes y Long cae herido para morir dos días después en un hospital de campaña británico en San Pietro Clarenza. Lo más dramático es que el jefe de los resistentes es un admirador de Long y no reconoce en el soldado herido a su admirado atleta.

La impresionante calidad humana y deportiva de Luz Long, le valió, supuestamente, recibir a título póstumo la medalla Pierre de Coubertin. Aunque esta información no es del todo cierta.

# Atleta País Evento o razón Fecha [ocultar]Lugar
1 Luz Long Bandera de la Alemania Nazi Alemania JJOO de verano de 1936 1964 (Título póstumo) Berlín, Alemania

Al parecer y a pesar de las numerosas informaciones al respecto, esa medalla nunca llegó a manos de la familia Long y jamás han recibido notificación alguna de ello, para más información:

Nuevo Post sobre Luz Long

phpunNOQb20130425153445.jpg_ArticleWide

De él dijo Owens:

“Se podrían fundir todas las medallas y copas que gané, y no valdrían nada frente a la amistad de 24 quilates que hice con Luz Long en aquel momento.”